Archivo mensual: abril 2007

…desayuno con Galliano

session.jpg       

        Cenita anoche en la gaticueva, a medio pintar, sin más representación de gatis que yo misma (don’t panic! vendrán tiempos mejores…), copa relámpago en el bar con más parecido a un búnker que he visto en mi vida y del que, aunque sólo entres 0,3 décimas de segundo, sales apestando a cenicero…epic, epic

       Madrugo esta mañana para ir a casa de Carl a ejecutar nuestro (más suyo que mío, de hecho) súper shooting y de camino me paro a tomar un café para ver si logro convertirme en persona. Casualmente, y como pasa siempre que hay prisa, entro en la cafetería más llena (y lenta) del mundo, pero tengo la certeza de que la sesión quedará genial en cuanto la camarera me trae la cuenta y leo: Ha sido atendido por M. Galliano. Cuando empiezas el día codeándote con este tipo de apellidos, está claro que nada puede salir mal…

4 comentarios

Archivado bajo Estilismo, Life, Moda, Personal

…marry me

Estrés post fake-session y tarde consumista con Wap…con sus nuevas RayBan de chico Martini y con mi nuevo (al menos para mí) bolso chaneloso regalo de María (thank u!thank u!) de matalassé dorado con cadenita incluida.

Reencuentro con compañeros de colegio de estos de la más tierna infancia y conversaciones del tipo: -¡Nos hemos casado! (y yo que me alegro, de veras) ¿Y tú, estás casada también? Me sale del alma un: ¡Noo! (risas) Dicen: – Bueno, ¿pero estás con alguien o tienes novio, al menos? El al menos suena como una bofetada…¿nadie quiere oír que ya soy diseñadora? ¿o que estoy haciendo un máster? Y pienso…mmm…busco a Wap…no lo encuentro, pienso de nuevo y digo: -Bueno, os prometo que tengo uno (novio) en alguna parte de este centro comercial… Dicen: -Aaaah.- generalizado y con cierto alivio ( más risas)

Encuentro a Wap huyendo de la socialización tras una columna: – ¿Me casaré?.- le preguntó acongojada nada más verlo. Me pasa el brazo por encima de los hombros: -¡Claro que te casarás! El día menos pensado, encontrarás a alguien.-   Le miro muy seria…y nos reímos…

2 comentarios

Archivado bajo Life, Personal, Reflexiones

…ojalá que llueva café

bcn1.jpg sushi.jpg      

       Tarde del jueves por el centro con una breve sesión coolhunter (demasiada vergüenza todavía como para ir parando a la gente para echarles una foto…) y traca fin de fiesta bastante agria y difícil de digerir. Menos mal que lo arreglamos todo con la cenita de El Japonés, introduciendo a Reich en el siempre-apasionante mundo del sushi: -¡El próximo (sushi) en Shangai!-brinda Carl, cumpleañera y por lo tanto motivo de la retrasada celebración. El sitio genial pero esto de que me digan que no tienen café porque estamos en un japonés… ¿y la músiquita chill que oigo de fondo? ¿y la CocaCola que me acabo de beber? En fin, que nuestra (mi) desesperada búsqueda del café nos lleva a descubrir que vamos demasiado vestidas como para ni siquiera intentar entrar en el Omm y que, además, no tenemos ningún llavero de Porsche para poder llevar a la vista y así acercarnos un poco más al highclass del resto de la cola. Así que, acabamos la noche con una improvisada sesión brainstorming para las fotos en un banco de Pso. de Gràcia, una no muy fructífera búsqueda de título para las editoriales y una breve y poco resolutiva conversación sobre ¡¿porqué mis fotos salen borrosas y las tuyas no?!…con todo eso, y un café. 

3 comentarios

Archivado bajo Life, Personal

…y si fuera Shangai?

              Me encanta despertarme a las ocho sólo para saber que puedo seguir durmiendo hasta las diez. Me encanta que Wap me haga cosquillas de vez en cuando mientras se viste y mientras lo miro desde la cama, con un ojo medio abierto y el otro, definitivamente, cerrado, pero le prometo, entre murmullos nada creíbles, que ya no podré dormirme de nuevo si él se va…

       Llego a casa y resulta que tenemos comida familiar medio improvisada…mmm…bien, lo mejor es un poco de ajetreo extra en casa para evitar pensar en la tarde que se avecina… Oigo a Irene, amenazando con estallar en llanto mientras escribo y me olvido de la clase de esta tarde y de la entrega y de todo: debe ser la niña más deseada del mundo… Me acuerdo de cuando me enseñaron la primera foto que le hicieron y se me ocurrió decir que era igual que la abuela (bisabuela, de hecho); no todo el mundo lo ve tan claro, pero sobra decir que la abuela, desde entonces, no cabe en sí de la emoción. Aún ahora, dos meses después me sigue preguntando: ¿aún se parece a mí? – Sí, yaya, sí….

Wap anda medio mosca por mi, últimamente desinflado, espíritu revolucionario y cuando puede me presiona y me dice cosas como: – ¡”No sé no es una respuesta”! y entonces yo sólo puedo seguir contestando: – Sí, bueno, ya, no sé… Anoche nos salvó la situación un señor oriental que, inesperadamente, cruzó por delante nuestro en bicicleta. Los dos lo señalamos a la vez (discretos, en la medida de los posible) y gritamos, no me acuerdo qué, a la vez, cada uno pisando las palabras del otro, y a la vez, queriendo decir los dos lo mismo… ¿y si fuera Shangai?

6 comentarios

Archivado bajo Life, Personal, Reflexiones

…ain’t got no…I’ve got life

…Got my eyes, got my nose / got my mouth, I got my smile…      

…Got my heart, got my soul…      

… I got my arms, got my hands / got my fingers, got my legs…     

…I’ve got life, I’ve got my freedom / I’ve got the life…

(…enough)

3 comentarios

Archivado bajo Life, Música, Personal, Reflexiones, Videos

…Violet, you’re turning violet!

        No sé al final de donde he sacado el tiempo ni las ganas ¿qué digo? las ganas no las he sacado en ningún momento…el caso es que el dichoso trabajo de Marketing ya está finiquitado…sí, a sólo un par de horas de la entrega pero ya es mucho más de lo que podía decir cuando estaba en la uni, y al final me ha dado tiempo a acabar el artículo, que hasta parece que ha quedado razonablemente bien. Ahora vuelvo a sentir de nuevo ese extraño vacío del no-tener-nada-que-hacer…

        Menos mal que me reí con la conversación de hoy con Violet. Vio es genial, solemos tener conversaciones la mar de profundas (a la vez que breves) en las que me suele preguntar cosas del tipo: ¿y ése quién es?…Y después de hablarle del grupo, de Courtney Love, del suicidio…incluso después de cantarle el Smells like teen spirit en un vagón de metro en hora punta mientras ella pone cara de qué-me-estás-contando, arruga su naricilla pecosa y dice: …mmm…ni idea… Eso a veces, otras veces no dice nada, simplemente me mira, impávida, y entonces sé que está pensando algo así como: ¿y a mí esto que me importa? Violet tiene, en muchas ocasiones, quince años, y siempre pregunta: ¿porqué? ¿porqué? A veces le agarran rabietas extrañas y si la miras detenidamente puedes ver como se va poniendo violeta, otras veces simplemente deja de hablar y desaparece…

5 comentarios

Archivado bajo Life, Personal, Reflexiones

…cómprame una roZa, guapoooo!

stjordi3.jpg             

        Bueno, vamos progresando: uno de tres, los looks para Jani ya están listos, así que ya sólo me quedan el artículo y el trabajo de Marketing para mañana, pero en lugar de hacerlos me fui a pasar la tarde a Barcelona, no vaya a ser que cumpla los veinticinco sin haber pasado ni un dichoso St.Jordi en medio de todo el fregao… De camino, en el tren, recupero La identidad (el libro, la mía no la perdí nunca) a ver si logro recordar aquél sueño que pretendía convertirse en un corto para Teksait y que de haberlo podido grabar en Dvd, ya tendríamos el corto listo. Me he quedado tan descansada al acabar, por fin, El diablo viste de Prada (al que le sobran 350 de las 400 páginas que tiene) que antes de bajarme del tren tenía clarísimo regalarme Tokyo Blues sin esperar a la edición de bolsillo (osea, la barata); dejé de tenerlo tan claro cuando comprendí que tratar de llegar hasta los puestecitos de libros y encima ponerme a buscar uno en concreto constituía en sí mismo un verdadero atrevimiento kamikaze, así que simplemente, me dejo arrastrar por la marea Pso. de Gracia arriba hasta que me sorprende una llamada de Ditis, que por una vez en la vida, se encuentra en el mismo sitio que yo, en el mismo momento que yo, así que improvisamos un té verde (a ver si no me oxido) y un batido de stracciatella: –Mmm…está mejor el de Luca… (obvio, ni me atrevería a dudarlo…). Nos despedimos y se va a casa huyendo de “tanto amor”, mientras yo me quedo en la estación esperando el tren y viéndola huir despavorida entre parejas que se comen los morros ahí mismo: con la misma rosa inolora, con la misma espiga aún verde, con el mismo plástico patriótico… Y me acuerdo de la gitanita de cinco años que, sin levantar más de un metro del suelo, le grita en medio de Plaza Catalunya a un señor trajeado/encorbatado: ¡cómprame una roza, guapooo!   Me subo al tren, ya sin fuerzas, sin libro, sin rosa…llego a casa y descubro estupefacta que Bic ha salvado de nuevo la situación, dos veces en menos de una semana: inesperadamente, tengo rosita. 

3 comentarios

Archivado bajo Libros, Life, Personal, Reflexiones