…hoy no me puedo levantar (la vida de un croissant)

De verdad que esta mañana no me puedo levantar, y voy casi todo el camino a Barcelona medio adormilada. Hoy tardo un poco menos que ayer y, sin lluvia, todo es distinto, aunque no consigo quitarme el sueño de encima. Llego al local y preparamos la ropa para la sesión; son las diez de la mañana y como ya contemplo la posibilidad de que no vaya a comer mucho, me compro un croissant, por si acaso. Dejo a Sevilla con las bolsas en la puerta de la citación y voy a buscar un parking: el que tenía la entrada más estrecha del mundo, debía ser; cuesta arriba y mal encarado. Me suena el móvil. El coche no entra por ésa puerta. Al menos cinco de los trabajadores del parking están ahí mismo de charla, dejan de hablar y me observan, piensan lo mismo que yo (que el coche no entra) pero parece más divertido esperar a ver como lo intento una y otra vez. El móvil sigue sonando y el coche sigue sin entrar. Me doy cuenta de que no conseguiré meterlo, así que decido cojer el teléfono y, a la vez, me doy cuenta de que no puedo quedarme ahí en medio plantada así que, nada, no contesto y tiro el teléfono, en un (ir)racional arrebato de rabia hacia el asiento de atrás (blandito, gracias a Dios) y entonces: – Tranquila, déjalo aquí, ya lo metemos nosotros… – Gracias.- escupo el gracias, metafóricamente, a la vez que trato de adivinar cuantos intentos más hubieran deseado presenciar.

Son las 12 menos cinco, justo a tiempo. De camino a donde dejé a Sevilla desenvuelvo mi croissant, intacto, y le arranco una patita, no me da tiempo a más; nos repartimos las bolsas y, al entrar al edificio nos para la portera (de la edad de mi abuela, aprox): – ¿A qué piso vais?-y nos cierra el paso.   – Al 2º 3º.- podría haber dicho cualquier piso. Y entonces se aparta: -Vale, podéis pasar… ¿Qué clase de necesidad vital tiene la gente de hacer uso de la autoridad que se le otorga, por ínfima que sea?

– Ya os íbamos a llamar para ver si es que no veníais…-nos dicen cuando llegamos a la sesión. No entiendo nada: -¿No habíamos quedado a las doce?-pregunto intrigada. Miro el reloj: 12:02. Dos minutos me privan del derecho a decir nada más. Nos pasamos medio día haciéndole fotos a parejitas que tienen que demostrarle a la cámara lo mucho que se quieren; pienso en Wap y me pregunto, porqué en lugar de estar vistiendo a un nomodelo que me dice lo que tengo que ponerle no estoy yo también haciéndome fotitos de amor con él (con Wap, no con el nomodelo).

Salgo de la sesión justo a tiempo para ir a clase, son las cinco y he comido cuatro patatas lights, cinco cacahuetes con miel, y dos cokes lights (ñam!), así que mientras me sacan el coche del parking me acuerdo del croissant que perdió la patita hace ya como cinco horas. Rebusco en el bolso, lo desenvuelvo de nuevo, le arranco la otra patita: no está bueno, ni malo, pero es comida. Justo llega el coche, así que vuelvo a guardar el croissant, ya definitivamente cojo. Llego a la escuela con tiempo de sobra y me voy a ordenadores a ver si hago algo del trabajo para el jueves, pero no: imposible. Llamo a Reich para ver si viene antes y nos hacemos mutua compañía. Mientras le cuento las aventuras y desventuras de hoy y le hablo de mi nueva dieta mediterránea, recuerdo, ya a las 7 de la tarde, que aún tengo por el bolso, los restos de lo que un día fue un croissant y que quizás aún me pueda comer: busco y rebusco, no está bueno, ni malo y a estas horas, ya ni sé si aún es comida…

3 comentarios

Archivado bajo Estilismo, Life, Moda, Personal, Reflexiones

3 Respuestas a “…hoy no me puedo levantar (la vida de un croissant)

  1. Las fotos que posteas las haces tú? Joe qué buena pinta tiene el croissant!!

    En Bacelona está muy mal el transporte público? Es para que dejes el coche aparcao, que madre mía la de problemas que te da… jajaja

    Al final te comiste el croissant entero no?

  2. Las fotos, algunas sí que las hago yo, pero ésta no…mi croissant no tenía tan buena pinta, y sí, me lo comí entero, aunque me costó..mmm…7horas…Sobre el transporte público en Bcn, puedo escribir un blog entero también…:P

  3. No paro de imaginarme al pobre croissant de excursión siendo amputado poco a poco…:)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s