Archivo mensual: septiembre 2007

…pero, seguro que tienes el XP?

Cuando ayer llego a casa y me doy cuenta de que internet no funciona de nuevo, me asalta la tentativa de tirarme por el balcón (por el que no tengo, gracias a Dios) y es que, tras un insufrible año con Tele2 en el que tuve broncas, desplantes e insultos (sí, una vez pagué el 902 sólo y exclusivamente para soltarles improperios), en fin, tras un año con cortes intermitentes de línea e internet, acabamos el contrato con ellos y me lanzó a los brazos de Telefónica necesitada de atención y Adsl, sobretodo de Adsl… Y desde ayer, ni una cosa ni otra. Llamo al 1004, que me pasa con el 900noséquénosécuantos que, a su vez me pasa con el 902 (ya decía yo que gratis no me iba a salir), dónde me atiende una señorita que me contesta casi con un: ¿Qué quierej?

– ¿Qué versión de Windows tienes? – me pregunta.

– Xp, creo.., sí, sí Xp… es que, yo sé que hay una forma de mirarlo, pero no sé exactamente donde está…

– Vaya, yo tampoco…- la cosa no pinta bien: la diferencia entra ella y yo, es que ella sí debería saberlo…

– Mira…Vista o Millenium no es, segurísimo, y 98 y 95, pues menos…sólo me queda Xp, ¿no? – muy lógica, yo.

– No sé, igual tienes una versión del 90….

(Pienso: – No sé, igual tú eres tonta…)

Contesto: – ¿Eing?

De vez en cuando me pide que toque algo, en las propiedades de algo y sigue sin funcionar la cosa, y entonces me deja ahí, hablándole sola al telefonillo mientras la oigo consultar en voz baja: – Ej que dice que no le funciona noséqué… Y entonces una voz masculina le dice lo que me tiene que decir, que, a su vez, resulta ser inservible de nuevo…

Así mantenemos una muy absurda conversación en la que alterna los ¿Ej que, tú estás segura de que es el Xp? con un atisbo de educación (que no) de vez en cuando, intentando llamarme señora, mientras me guía (por decir algo) por mi ordenador tocando botoncitos a modo ensayo-error. Y el resultado es siempre el mismo: error, error…

Treinta minutos después desiste (y yo, que se lo agradezco en el alma):

– Mira, mejor que te lo mire un técnico porque igual es culpa del ordenador…

A punto estoy de gritarle que la culpa es de su incompetitividad, pero me interrumpe:

Máj que lo siento yo, no lo siente nadie… – me dice.

– Mira, máj que lo sientes tú, lo siento yo, que voy a pagar 30 minutos al 902 dichoso y ni si quiera hemos solucionado mi problema…

En cuanto ella cuelga, una grabación me insta a valorar la utilidad de mi llamada: Si está satisfecho con la atención obtenida, pulse 1, si no lo está pulse 2…

2, 2, 2… Pulso insistentemente, rozando ya la irracionalidad….

14 comentarios

Archivado bajo Denuncia, Life, Personal, Reflexiones

…ofertas de trabajo por las que desearás estar en paro

Aprovecho los huecos entre prenda y prenda para cotillear Infojobs en mi desesperada búsqueda de un trabajo normal, pero la cosa no progresa. Ahora todo está bien, porque ando ocupada, pero en dos semanas máximo cuando haya terminado esto, igual empiezo a subirme por las paredes porque el exceso de tiempo libre, me mata.

Así que, de vez en cuando, y sólo ante la posibilidad de encontrar más ofertas de trabajo, también miro Loquo, a pesar de la reticencia que me provocan muchos de sus anuncios: no sé que tiene la gente con pensar que trabajar gratis es trabajar…

En fin, que ayer encontré uno que decía así:

BUSCO SECRETARIA PERSONAL MUY ATRACTIVA Y LIBERAL: Soy empresario relacionado con la moda, Desfiles Modelos Diseñadores ect. Busco una chica de 18 a 30 años liberal y atractiva que admita la posibilidad de relaciones intimas. Colaboraria conmigo, en fucciones ha determinar. Jornada total o parcial. Retribucion alta. Mi telefono es ——– Mandame alguna foto.*

        Igual soy yo, pero a mí hay ciertos niveles de descaro que me provocan un asombro más allá de los límites normales, y desde ayer le doy vueltas al anuncio. Y me pregunto cosas como: ¿qué persona decide poner un anuncio como éste? ¿y qué persona decide contestar a un anuncio como éste? ¿hay un sueldo base o se trabaja a comisión? ¿mandas foto? ¿pero currículum no, no? ¿el contrato es indefinido? ¿hay periodo de prueba? ¿y seguro de empresa?

Si a mí lo que me asombra no es que este señor pida una escort, que es totalmente libre y está en su derecho de pedir, (es más, desde aquí le mando toda la suerte del mundo para que su búsqueda resulte fructífera), lo que me asombra es que lo llame secretaria!

*(nótense la faltas de ortografía y la total falta de acentos por parte del empresario)

32 comentarios

Archivado bajo Curioso, Life, Personal, Reflexiones, Trabajo

…dangerous liaison -Levi’s-

        No sé cuanto tiempo llevan poniéndolo en televisión, tampoco sé porqué anoche me gustó especialmente…

       

6 comentarios

Archivado bajo Estilismo, Life, Música, Moda, Personal, Publicidad, Reflexiones, Televisión, Tendencias, TV, Videos, Youtube

…cristaleras trampa (encuentro con el Pieza)

       Creo que he engordado… así, de pronto, de ayer para hoy. Hoy me siento menos flaca, aunque no sé si es que de verdad he ganado peso, o son imaginaciones mías por haber mirado durante demasiado tiempo la última campaña de No.l.ita… No comer no es una opción, así que a media tarde me voy al gimnasio, que quien mueve las piernas, mueve el corazón, y así me va a venir doblemente bien.

        Es raro que aún no me haya encontrado a nadie conocido (en el gimnasio, quiero decir) teniendo en cuenta que voy tan asiduamente (ejem…esta semana sí!) y que después de vivir aquí toda la vida, tengo posibilidades de coincidir con algún compañero de colegio, instituto, actividades extraescolares varias o similiar… Pienso esto mientras me dirijo a la sala de máquinas, y cuanto abro la puerta me quedo clavada en el sitio: reconozco al chico que está enfrente mío, aunque le sostengo la mirada lo justo para poder hacerme la loca sin que sospeche.

Las posibilidades de escapar son reducidas, teniendo en cuenta que el gimnasio debe ser como dos veces mi salón (y, de verdad, que no vivo en el Buckingham Palace), pero me subo en una de las maquinitas e intento abstraerme: nadie me recuerda. Nadie me reconoce nunca. Debe ser un problema que va más allá de mi fisonomía porque la gente olvida a partes iguales mi cara y mi nombre. Sigo pedaleando; nadie me reconoce.

El chico en cuestión es exnovio de una amiga mía, que lo dejó por ser un piecita. Todos los pueblos tienen Piezas y todos tienen nombres del estilo: el Chino, el Cani, el Nubao, el Barta… (sí, el artículo precediendo al nombre es imprescindible) y, por lo tanto, éste también. Yo lo conocí cuando medio pueblo le tenía miedo, él me conoció cuando intento pegar a un amigo y tuvimos que salir corriendo; pero por aquél entonces teníamos quince años, y mitificar es muy fácil a esa edad. Diez años después, tras vivir y dejar de vivir con mi amiga, todo adquiere otra perspectiva; pero aún así, prefiero ir de incógnito.

Pedaleo, pedaleo….lo veo acercarse por el reflejo de la cristalera que tengo delante… pedaleo más fuerte (pienso: no, no, no…), se planta a mi lado:

– ¿Tú eres MiLi, no?

Me planteo la opción de contestar que no, que qué me está contando, que no lo he visto en la vida… Me lo planteo, pero elijo la otra opción:

– Mira que te he visto y he pensado ¿será él? Pero claro, como ha pasado tanto tiempo… y por eso no te he dicho nada.- (justo, justo por eso)

Preguntas varias sobre cómo te va la vida, estudias o trabajas y cuánto hace que vienes por aquí, en todo un alarde de originalidad por parte de ambos. Obviamos el tema de mi amiga, de lo que deduzco que no han vuelto a estar juntos. Se emociona, de verdad, cuando le digo que soy diseñadora y me toca oír el sempiterno: ¡Serás la nueva Ágata Ruiz de la Prada!*  Y luego nada, que qué alegría verte, que a ver si coincidimos otra vez, que si estás estupenda… Todo esto él claro, porque yo no salgo del estado de catatónica estupefacción en el que me encuentro: ¿qué somos ahora, best friends? ¿es esto una tirada de caña y no me doy cuenta por la falta de costumbre?

Sigo pedaleando, al final no resultó tan duro el encuentro, sigo pedaleando, podría haber sido peor. Miro por la cristalera: es de noche, todo está lleno de hojas secas ya, y tiene pinta de hacer frío. Sigo pedaleando, ¿cuál es la pega de la cristalera? Pues que cuando el Pieza y su amigo deciden comentar tu culo mientras pedaleas, dándose codazos y sonriendo, los ves, hombres de Dios, los ves!!

* A Dios pongo por testigo, que a este paso me colgaré una huchita del cuello y haré despositar 1€ a todo aquél que se atreva a repetírmelo: me dará para financiarme la siguiente colección (y la siguiente de la siguiente…)

15 comentarios

Archivado bajo Amigos, Denuncia, Life, Personal, Publicidad, Reflexiones, Relatos

…no te lo puedes ni imaginar (taaanto, taanto amor)

        Tengo yo una amiga, con la que quedo muy de tanto en tanto, porque se pasa el día viajando; y cada vez que vuelve me trae una postalita del lugar y un nuevo chisme del que hablar hasta el siguiente viaje. El otro día, después de recojerla en el aeropuerto, fuimos a tomar un café juntas.

        – Ay, nena, París es… je ne sais pas quoi dire…- y chasquea los dedos, haciendo como que busca la palabra en castellano, porque su capacidad de adaptación es tan extrema que en cinco días que se va, se le olvida lo que ha hablado toda la vida. Es, mmm…sencillamente, impresionante…

       Ante mi nunca consumada visita a París, no me queda más que asentir con la cabeza a modo de “eso he oído…” y seguir escuchando su, más que apasionante, relato. Por lo visto, lo sencillamente impresionante del viaje no resultó ser la Torre Eiffel, ni los campos Elíseos, ni tampoco cualquier otra cosa que el resto de mortales pudiéramos considerar Patrimonio de la Humanidad; por lo visto, lo sencillamente impresionante resultó llamarse Antoine, medir 1,80 y, (cito textualmente) ser taaaan guapo que no podrías ni imaginártelo.

        Me cuenta su breve pero inolvidable encuentro con Antoine; tan atento, tan cariñoso, tan detallista, tan correcto, tan respetuoso….tan, tan… que no me lo puedo ni creer. Me jura que ha sido amor de verdad, y que es imposible que me llegue a imaginar cómo de sólido se ha vuelto su amor en estos cinco días que han permanecido unidos día y noche paseando por París. Me habla de la pena que se trae al haberse tenido que ir y de lo afectado que estaba él (porque ella, que lo conoce bien, asegura que lo estaba y que no eran imaginaciones suyas) al despedirla en el aeropuerto. Así que, le pregunto, lo que para mí resulta una obviedad:

– Bueno, y ¿cuándo vuelves?

– ¿A dónde? ¿A qué?

– A París, a verlo… A estar con él…

– No, no puedo volver…hemos decidido dejarlo así. Él quiere venir o que yo vaya, pero es mejor dejarlo así. Ha sido tan bonito. Ha sido tan especial…es que, en serio, no te lo puedes ni imaginar…

        Y me lo imagino. Y me los imagino paseando por las orillas (por la izquierda, que es la fashion) del Sena, agarraditos de la mano…no, no, qué digo: fundidos en un perpetuo abrazo de esos que apenas te deja caminar a un paso normal, pero que te da igual, porque precisamente, en ese momento, tienes de todo menos prisa. Y me los imagino cenando, bien juntitos, en una terraza adornada con velitas y un mantel de cuadro vichy, blanco y rojo; con un camarero con boina y bigote fino que, entre plato y plato, les toca Claro de Luna para violín. Y me los imagino brindando con Möet Chandon, por la eternidad de los cinco días que han vivido juntos…

– En serio, es que…nosé, no te lo puedes ni imaginar….- repite, sacándome de mi subestimada imaginación.- Pero qué va, no iré… volvernos a ver sería hacernos daño, saber que nunca podremos estar juntos, si voy sólo sufriremos más. Es mejor dejarlo así… Nunca me había pasado antes, sentirme así con alguien, y a él tampoco… – (esto, perjura, tampoco son imaginaciones suyas).- Pero, lo nuestro es imposible, él en París, yo aquí…

        De pronto París se me aparece lejana, lejanísima… como un viaje a la India en tiempos de Marco Polo; y de pronto pierdo la capacidad de ubicarme, y de ubicarla y se me olvida que estamos en la misma franja horaria, con vuelos de menos de dos horas, a cuatro pesetas…

– Además… – continúa.- Lo nuestro ha sido taaan fuerte… siempre nos recordaremos, ha sido una conexión increíble, sin conocernos, hay taanto, taanto amor, que, en serio… es que no sabes, es que…

       (…no te lo puedes ni imaginar) Acabo la frase por ella mentalmente, y la miro desbordada de tanto amor, por encima de mi café y pienso en mi amor con Wap, y en si hay taanto, taanto que alguien no podría llegar ni a créerselo nunca jamás en la vida…

        Envidio, de veras, su capacidad (la de mi amiga) para entender estos encuentros (el plural empleado implica que ha habido más de uno como éste) como una conspiración cósmica que va más allá de lo racional, como una alineación interestelar en la que todo el universo conspiró para que taanto amor pudiera tener lugar, al menos durante cinco días… Y me quedo ahí sorbiendo mi café, mientras ella sigue deleitándome con los encantos de Antoine.

        Mientras habla, sigo dándole vueltas a lo de la conspiración cósmica. Tiene razón: no me lo puedo ni imaginar…

31 comentarios

Archivado bajo Amigos, Life, Personal, Reflexiones, Relatos

…las penas, con pan son menos (para todo lo demás, Master Card)

Teksait se quedó solito y apenado porque Criatura se le fue de Erasmus a London; yo también me quedé solita, aunque menos apenada, porque la marcha de Wap no supera ni las 48 horas. Aún así, decidimos regalarnos una cena en uno de los impagables de Barcelona.

Estreno moño punki y pintalabios rosa para oírle sulfurarse en plan:

– ¿Pero? ¿pero? ¿adónde vas así?

– ¡A un sitio fashion! Si fuéramos al campo, igual me habría contenido…

Nos acomodan en la terraza, al lado de la playa, y de una pareja cuyos mayores problemas existenciales giran en torno a las noches de sueño que les quita MySpace:

– Tía, en serio….¡tengo un muy grave problema con MySpace! Pero, te lo digo en serio… hay un montón de opciones que no entiendo y que no sé usar… jod*r, es que veo los otros y son una pasadaaa…. ¿porqué, tía, porqué? – añádese el dramatismo propio de Scarlata O’Hara a la frase, y sírvase en frío.

Teks ha conseguido en noséqué web unas invitaciones para unos cóckteles antes de la cena, así que, ante la incrédula mirada del camarero pedimos un Mojito sin alcohol (para entonces, la incrédula soy yo) y un Cosmopolitan:

– ¿Eso qué lleva?

– No tengo ni idea… pero es lo que beben en Sex&The City…

Cuando nos traen la cuenta descubrimos que los precios medios de internet difieren bastante de los precios medios reales… sobretodo porque nos cobraron los cóckteles a los que nos invitaban y ante la negativa de Teks me tocó protestar a mí; muy fina, eso sí, y muy digna. Que mis 20€, son míos. Menos mal que la cena incluyó fuegos artificiales (de pura casualidad) y eso, no tiene precio…

14 comentarios

Archivado bajo Amigos, Life, Personal, Reflexiones

…desbancada por el Mundial

        Wap me sustituyó este fin de semana… Me cambió por ¿30?* tiarrones, sólidos como ¿30?* muros de hormigón que se pegan unos a otros: una delicia, vamos. Y sí, es lo malo de tener tan cerca el Mundial de Rugby. Menos mal que no juega él, menos mal que no va a ver a éstos:

        Que a ver a quién le quedan ganas de atreverse a quitarles la pelota después de que te hayan sacado la lengüita…

 * Sí, lo admito, no tengo ni idea de cuántos son; porque a pesar de haber visto más de un partido, tampoco tengo ni idea de cómo narices va el juego…

21 comentarios

Archivado bajo All Blacks, Deportes, Life, Personal, Reflexiones, Videos, Youtube