Archivo de la categoría: Deportes

…la conjura del chunda (jaula de grillos)

Que no me lo creo ni yo que haya vuelto a pisar el gimnasio. Desde la última vez: Dios, qué tiempos… Ahora, pagarlo lo he pagado religiosamente todos los meses, eso sí.

Ni me acuerdo de donde está el lector de la tarjeta, ni de que tengo que dejar un euro para la taquilla; tan atribulada ando ante la expectativa de mi nueva operación bikini (nueva, porque obviamente no es la misma del año pasado que haya durado hasta ahora, no way) que mi nivel de empanamiento se asemeja, en este momento, al de un pulpo en un garaje.

Cuando veo a mi monitor (al mío y al del resto del mundo, nada de personal trainer, que nadie me malinterprete) acercarse por el pasillo estoy a punto de saltar al interior de la taquilla (quepo, de veras) y quedarme ahí encerrada hasta la mañana siguiente, si el panorama lo requiere. Está casi tan sorprendido como yo de verme por ahí de nuevo, y mientras yo agacho la cabeza y le hago un gesto con la mano para que no me toque oír nada de lo que ya sé, él se acerca y a mi altura deja caer un Feliz Año Nuevo… En fin, muy acorde con la situación, eso no se lo puedo negar; no, no nos habíamos visto antes.

Para cuando vuelvo ayer (sí, eso ya son dos días seguidos) no tengo la misma suerte y mi monitor ha sido sustituido por una adolescente enfervorecida de ropa ceñida y piercing en el labio, peinada (más de la cuenta, se entiende) y maquillada hasta el extremo que le grita a los chicos de la esquina opuesta de la sala:

¿Qué pasaaaaa, Joniiii? ¿Qué, quéee? ¿La músicaaaaa? ¡Ah, síiii!

Y de pronto, cuando creo que si siguen gritando me dará un algo (no soporto los gritos…), paran de golpe. Y entonces empieza lo bueno y lo mejor: chundachunda remember session. ¿Es justo y necesario este martirio al que me veo sometida?

La Juani (la adolescente enfervorecida anteriormente mencionada) baila al ritmo del TechnoMakinita que nos ha plantado por obra y gracia, suya y de nadie más, y agita los brazos al ritmo de la ¿música? mientras grita de nuevo:

¡Qué pasaaaaa, Joniiii! Esa musiquiiiiitaaa…..

        Subo, con poco éxito, el volumen de mi iPod Shuffle (yeah, baby!) a medida que salgo de la jaula de grillos en que se ha convertido mi gimnasio esta tarde y me pregunto porque no habré saltado dentro de la taquilla cuando se me presentó la oportunidad de hacerlo.

Anuncios

15 comentarios

Archivado bajo Curioso, Deportes, Life, Personal, Reflexiones, Relatos

…terapia de choque (hasta luego)

        Salimos camino a Andorra tarde, muy tarde; porque nosotras, sabias conocedoras de nuestra escasa practicidad, les dejamos a ellos organizar el viaje. Y ellos, decidieron que de Guipúzcoa a Andorra, Barcelona quedaba de camino. Para cuando salimos de aquí ya era casi la hora de dormir, para cuando llegamos allí ya era requetetarde, o más.

andorra-010.jpg
.
andorra-09.jpg
.

andorra-08.jpg

andorra-07.jpg

        Ellos hacen snow, ellas esquí y yo en medio, hago lo que puedo. Wap hace gala de algo que él denomina “terapia de choque“. Yo lo llamo simplemente “choque“. Consiste en no hacerte ni caso cuando dices que no sabes usar ese cacharro, subirte a una pista cualquiera y hacerte bajar a base de: “Daaaale, no me seas pelotuuuda…”. Y éste es solo el principio del “choque“, porque luego te das cuenta de que te quedaste solita en la pista y no te queda otra que bajar. Echando sapos y culebras por la boca, claro.

andorra-011.jpg

         Cuando los alcanzo, por lo visto, Fer tiene serios problemas con la tabla y Wap me recomienda que vaya bajando, que a mi velocidad muy lejos tampoco llegaré y que ya me alcanzarán por el camino. Bajo como puedo, rodando pocas veces, todo sea dicho. Y cuando llego al final me doy cuenta de que un poco más arriba el camino se bifurcaba y que yo tiré por un lado pero igual ellos tiraban por otro.

        Espero… espero… Mmmm… Ah, ahí están! …mm, no. Espero… espero…  Ah, parece que son ésos! …mm, no. Espero… espero… Mecagüentodo, que me he quedado más tirada que una colilla… Y que no sé ni donde estoy. Me enfado (véase: berrinche-niña-pequeña mode) y me quiero desenganchar de la tabla porque así no vamos a ningún sitio. Y me enfado más. Cagüentodo, que no puedo. La fijación está medio dura y me quito el guante, para tirar de la pestaña pero me resbala el dedo por la nieve y aiiiiiix: duele. Ok, me acabo de cortar el dedo con véte tú a saber qué: y sigo solitaaa, y sin vacunar del tétanooos…

        Más emberrinchada si cabe voy con el dedo casi colgando y carita de pena a que alguien me lo arregle. Se lo enseño a la chica de información y me ofrece una tirita: hello? ¿Pero no ves que estoy a punto de perderlo!? En fin, que no, que resultó que no era para tanto, y que con un poco de suerte no habría ni que cortar.

andorra-06.jpg

andorra-05.jpg

         Ágata debió ser la única que quedó con fuerzas tras la sesión de esquí, porque cuando le dijimos (error!) que aquí las tiendas eran más baratas que en España (y, por consiguiente, muchas cosas eran más baratas que en Brasil) decidió conducir ella misma hasta el centro de Andorra para fundir (literalmente) la Visa, y sólo se atrevió a confesarnos que “no veía ni torta de noche cuando conducía”, cuando aparcamos sanas y salvas de nuevo en el hotel.

bulgari-rose-essentielle-andorra.jpg

        Me contagié de consumismo en la noche de Reyes y me autoregalé mi ansiada Bvlgari. Demasiado tiempo lanzando indirectas (y directas) a todo aquél que quisiera escucharme y ya veía yo que me iba a quedar sin. Y de eso nada, que este año he sido la mar de buena.

andorra-04.jpg

andorra-03.jpg

andorra-002.jpg

         Pero se nos acabó la boda, y la esquiada, y la semana de honey moon en Barcelona. Y se fueron ya, de vuelta a casa. Y nos quedamos otra vez como al principio. Con una semana juntos, como un espejismo de hace mucho tiempo. Con unos días suspendidos en el tiempo, en el de ahora o en el de tres años atrás.

Quédateee…. – le digo a Jani mientras la abrazo.

No me lo digas dos veces… – y suena a súplica.

Quédate, quédate!…

        Pero esta mañana me voy de casa y ella se queda haciendo la maleta.

Hasta luego.- le digo mientras cierro la puerta. – Hasta luego…

mili-jani-andorra.jpg
—–

18 comentarios

Archivado bajo Amigos, Deportes, Fotografía, Life, Personal, Reflexiones, Relatos, Viajes

… Back to Black (berridos que suenan a berridos)

        Se me fue la voz prodigiosa, ésa con la que mis berridos sonaban algo menos mundanos. Y ya vuelvo a tener la mía, la de siempre. La normal y corriente, con la que los berridos suenan a berridos, y punto.

        Así que he dejado, definitivamente, el Black to Black todo para Amy solita, que para eso es suyo. Que lo hace mucho mejor que yo se haya tomado lo que se haya tomado. ¿O alguien pensó que lo de voz cazallera era una expresión totalmente gratuita?

       En fin, que ya estoy liada con la maleta de nuevo. Que nos vamos a esquiar (o a intentarlo) con Jani y Kanji, recién casados, &Co.

        Os dejo con Amy que cantará hasta mi vuelta…

13 comentarios

Archivado bajo Amigos, Curioso, Deportes, Life, Música, Personal, Reflexiones, Tendencias, Viajes, Videos, Youtube

… más propósitos y deseos (de ésos que nunca se cumplen)

Para este 2008 me pidooooo…

… descubrir buena música y buenas películas. Y leer más y mejor. (Estáis más que invitados a contribuir activamente en esta categoría aportando toda aquella información sobre música, películas o libros que creáis que me podría ser útil)

… avanzar en mis precarios conocimientos de portugués e italiano y que mi vocabulario básico llegue más allá del propio de un niño de tres años, disléxico.

… que la distancia con Jani siga siendo simplemente física.

… ir, con regularidad, al gimnasio y deshacerme así, y para siempre, de el michelincito (the one and only) que me martiriza a la hora del bikini cada verano.

… 366 días más de Wap.

… seguir viajando y seguir peleándome con el miedo a los aviones. Este año pasado, con la tontería, acabé subiéndome en doce (¡y ninguno se cayó!), así que creo que estoy empezando a conseguirlo.

… reconciliarme con mi pelo: yo lo odio y él me odia. Él se riza cuando lo quiero liso y se alisa cuando lo quiero rizado. Yo me enfado y lo castigo a base de tijeretazos y tintes castaño oscuro para hacerme la inteligente: no more, este año vuelvo a ser rubia, la inteligencia no me ha valido para nada en el 2007.

… ser menos irritable. Deshacerme de mis días cruzados en los que soy capaz de morder sólo porque alguien suspire al lado mío.

… librarme de la abulia soporífera que me posee (bastante) de vez en cuando: no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy, y ésas cosas…

… seguir siendo capaz de recordar la voz de aquellos que ya no están, para oírlos al cerrar los ojos y poder notarlos un poquito más cerca.

… encontrar un trabajo de los de toda la vida: con horario, nómina, jefe tocape*****, lote de navidad… Lo normal, vamos.

… atreverme a hacer esas cosas que me apetecen pero que no hago porque me puede la vergüenza: pintarme los labios, llevar tacones según a dónde y para qué, usar y abusar de minifaldas…

… apreciar cada vez más las cosas pequeñas porque sé que, en el fondo, son grandes: café+charla en buena compañía, peli arropaditos en el sofá, un baile improvisado, confidencias quinceañeras, bombones sorpresa…

… no guardarme lo que pienso cuando sé que debería hablar; si me lo callo para mí solita se me pudre dentro y duele.

… hacer (más) vida social. Impedir que el trabajo en casa me absorba 24/7.

… seguir trabajando mi independencia emocional, por mi bien y el de los que rodean. Y la otra indepencia también, está decidido: éste ha de ser el año de la emancipación! (enough is enough)

       ¡¡Por lo demás, Feliz Año Nuevo para todos!!

17 comentarios

Archivado bajo Amigos, Cine, Curioso, Deportes, Estilismo, Familia, Life, Música, Meme, Películas, Personal, Reflexiones, Relatos, Trabajo, Viajes

…1, X, 2 (mmm…así, así…)

        Desde que descubrimos el chasco de Bic jugando a predecir el futuro con la quiniela en casa ya no confiamos en él igual para que nos salve de una, aparentemente, inevitable vida de duro trabajo y esclavismo postmoderno. Y como él ve que desconfiamos, con razón, me anima para que haga una quiniela con él, y así demostrar que no es tan malo como parece (comparado conmigo, debe ser). Y yo me animo a ayudarle, así que hacemos una cada uno.

        Yo de fútbol no tengo ni idea; ni sé ni me interesa saber, así que cuando leo los equipo que aparecen en el boleto y me doy cuenta de que no conozco ni a la mitad deduzco que yo tampoco seré la solución a mis problemas. Aún así, soy consciente de que hay cosas que deben hacerse con calma, conocimiento de causa, y premeditación. Y es así como las hago:

¿Hércules-Ejido? Pero qué me estás contando… Hércules el de los griegos ¿no? Y en el Ejido…mmm… ¿ahí no tienen muchas naranjas?… o algo así, que una vez lo vi en la tele, que tenían algunos percances entre residentes y visitantes, y no hablo de fútbol, precisamente…

Bic con cara de poema.

Va, va, dime, ¿qué tal el Hércules éste?

Mmm…así así…

¿Y el Ejido? ¿Mejor?

Mmm… así así también…

No me estás ayudando mucho… Bah, empate. Si están los dos “así, así” eso es empate… – a salomónica no me gana nadie.- Sigamos, Las Palmas- Cádiz…

– Bueno, de estos dos…

– Nada, nada, de estos dos: Cádiz…

– No ganan nunca, eh…

– ¡¿Y te crees que no lo sé?! Pero me tira la tierra, ¿qué quieres que le haga? y a tí también debería, ¡¡desvergonzado!!     

Cuando acabamos con nuestros respectivos boletos acordamos repartirnos a medias los miles de millones que nos van a tocar, y yo me aseguro muy mucho de que iremos a medias acierte quien acierte, porque, todo sea dicho, confío en él bastante más que en mí.

Acabamos el fin de semana con un boyante 6-10 (a mi favor) y 2,98€ a repartir entre los dos.

Yeah, yeah!! Esto está tirado…

11 comentarios

Archivado bajo Amigos, Curioso, Deportes, Familia, Life, Personal, Premio, Reflexiones, Relatos

…señales divinas (Vincent Gallo vs. Ali G)

Justo el día que decido volverme indie, me encuentro con Vincent Gallo (el colmo de lo indie; qué digo, el indie hecho hombre) en la puerta del gym y rápidamente lo interpreto como una señal divina de que, al fin, he elegido el buen camino.

Pero hoy, al volver, Ali G ha sustituido a Gallo en la sala de máquinas…y claro, una ya no sabe que pensar con esto de las señales divinas.

Con cadena (ydiosquécadena) de oro, y sin quitarse el gorrito de lana ni el paso de perdonavidas se puso delante del espejo a hacer pesitas, bueno pesazas, que mientras él corría el riesgo de que le petara la carótida, por la presión, ahí mismo, levantando 24 kgs con cada brazo (que son 48kg, que es lo que peso yo, Dios…) le veía mirarme de reojillo por el espejo las mancuernas (habráse visto semejante nombre…) de 2kgs que yo estaba levantando:

…y bueno, ¿qué quieres? Si yo no he venido a convertirme en un Madelman, que lo único que quiero es quemar el par de Ferrero Rocher que me he comido hoy…

15 comentarios

Archivado bajo Cine, Deportes, Life, Películas, Personal, Reflexiones, Relatos, Televisión, TV

…allez les Bleus! (soy un Puma, soy un Puma)

        Llego tarde porque creo no estar perdiéndome nada cuando salgo de casa, y por las caras de los demás cuando llego puedo advertir como está el marcador sin ni siquiera mirarlo. Para cuando me siento, picoteo patatitas y charlo con Sil ya andan por la segunda parte: 3(ellos)/17(nosotros).

– Por más que lo miro, no consigo entenderlo… – se confiesa Sil.

       En cada partido tenemos la misma conversación y aún así no logramos avanzar nunca en nuestros parcos conocimientos de este deporte (ni de muchos otros).

– Pero, pero… ¡eso tiene que ser falta!

– ¡Qué va a ser falta!… No ves que los otros ni se han inmutado…

– ¡Pero si le ha pegado! Está clarísimo…

– Pero si se pegan todo el rato, no veo la diferencia… ¿Y qué hace ese tirado en el suelo abrazado a la pelota?

– Ni idea… ¡Hala, hala! ¡Animales! ¡Que se le tiran todos encimaaaaaa!

        Al final, conseguimos mimetizarnos con el entorno y gritar cuando gritan los demás, y si uno de los nuestros corre, será porque tiene que correr, que para eso él entiende más y míralo como no para: ¡¡Vaaaa, vaaaaa!!

(…)

– Se tiró al suelo…

– Lo vi…

– ¿Por qué?

– Ni idea…

       Pero, de pronto, todos saltan y gritan: ¡Ah! ¡que eso es un punto! ¡Ah! ¡que hemos ganado! Un tercer puesto que sabe a primero, lo dicho: Allez les bleus! (pero allez a casita…).

21 comentarios

Archivado bajo Amigos, Argentina, Deportes, Life, Mundial, Personal, Premio, Publicidad, Pumas, Reflexiones, Relatos, Rugby, Televisión, TV, Videos, Youtube