Archivo de la categoría: Viajes

…juguemosSTOPbe right backSTOP

         Sigo vivaSTOPAlive&Kickin’STOPCon poca novedad que contarSTOPY con aún menos tiempo para contar lo poco que haySTOPBe right back soonSTOPSoon, soon, soon…

        Y hasta entonces, os dejo con la canción que más motiva en mis tardes de gym, simple y llanamente porque incluye mi(s) destino(s) turístico(s) de este verano… 

        Mmm… Os dejo un jueguito para mi vuelta: para el/la que lo acierte, habrá postal personalizada y dedicada (yeah!yeah! qué más se puede pedir…) desde alguno de los puntos incluidos en nuestra rutita.

        Los que ya lo sepan, gracias a mi patológica incontinencia verbal: Sssssh!!

*(Omitiremos los estilismos de esta pobre mujer)

Anuncios

17 comentarios

Archivado bajo Life, Música, Personal, Reflexiones, Viajes, Videos, Youtube

…36 veintiunos a tu vera (la mejor opción)

        Entre burbujitas, infusiones antioxidantes y albornoces blancos hemos pasado un par de días…

        … de celebración del tercer aniversario de nuestro primer besito; viendo Miss España 2005 en casa de Jani, con ella misma dormida sobre mis rodillas y con Anne Igartiburu, en la televisión, repitiendo hasta la saciedad que Marina d’Or era tu ciudad de vacaciones…

Con semejante panorama, besarnos era, desde luego, la mejor opción.

23 comentarios

Archivado bajo Amigos, Life, Personal, Reflexiones, Viajes

…terapia de choque (hasta luego)

        Salimos camino a Andorra tarde, muy tarde; porque nosotras, sabias conocedoras de nuestra escasa practicidad, les dejamos a ellos organizar el viaje. Y ellos, decidieron que de Guipúzcoa a Andorra, Barcelona quedaba de camino. Para cuando salimos de aquí ya era casi la hora de dormir, para cuando llegamos allí ya era requetetarde, o más.

andorra-010.jpg
.
andorra-09.jpg
.

andorra-08.jpg

andorra-07.jpg

        Ellos hacen snow, ellas esquí y yo en medio, hago lo que puedo. Wap hace gala de algo que él denomina “terapia de choque“. Yo lo llamo simplemente “choque“. Consiste en no hacerte ni caso cuando dices que no sabes usar ese cacharro, subirte a una pista cualquiera y hacerte bajar a base de: “Daaaale, no me seas pelotuuuda…”. Y éste es solo el principio del “choque“, porque luego te das cuenta de que te quedaste solita en la pista y no te queda otra que bajar. Echando sapos y culebras por la boca, claro.

andorra-011.jpg

         Cuando los alcanzo, por lo visto, Fer tiene serios problemas con la tabla y Wap me recomienda que vaya bajando, que a mi velocidad muy lejos tampoco llegaré y que ya me alcanzarán por el camino. Bajo como puedo, rodando pocas veces, todo sea dicho. Y cuando llego al final me doy cuenta de que un poco más arriba el camino se bifurcaba y que yo tiré por un lado pero igual ellos tiraban por otro.

        Espero… espero… Mmmm… Ah, ahí están! …mm, no. Espero… espero…  Ah, parece que son ésos! …mm, no. Espero… espero… Mecagüentodo, que me he quedado más tirada que una colilla… Y que no sé ni donde estoy. Me enfado (véase: berrinche-niña-pequeña mode) y me quiero desenganchar de la tabla porque así no vamos a ningún sitio. Y me enfado más. Cagüentodo, que no puedo. La fijación está medio dura y me quito el guante, para tirar de la pestaña pero me resbala el dedo por la nieve y aiiiiiix: duele. Ok, me acabo de cortar el dedo con véte tú a saber qué: y sigo solitaaa, y sin vacunar del tétanooos…

        Más emberrinchada si cabe voy con el dedo casi colgando y carita de pena a que alguien me lo arregle. Se lo enseño a la chica de información y me ofrece una tirita: hello? ¿Pero no ves que estoy a punto de perderlo!? En fin, que no, que resultó que no era para tanto, y que con un poco de suerte no habría ni que cortar.

andorra-06.jpg

andorra-05.jpg

         Ágata debió ser la única que quedó con fuerzas tras la sesión de esquí, porque cuando le dijimos (error!) que aquí las tiendas eran más baratas que en España (y, por consiguiente, muchas cosas eran más baratas que en Brasil) decidió conducir ella misma hasta el centro de Andorra para fundir (literalmente) la Visa, y sólo se atrevió a confesarnos que “no veía ni torta de noche cuando conducía”, cuando aparcamos sanas y salvas de nuevo en el hotel.

bulgari-rose-essentielle-andorra.jpg

        Me contagié de consumismo en la noche de Reyes y me autoregalé mi ansiada Bvlgari. Demasiado tiempo lanzando indirectas (y directas) a todo aquél que quisiera escucharme y ya veía yo que me iba a quedar sin. Y de eso nada, que este año he sido la mar de buena.

andorra-04.jpg

andorra-03.jpg

andorra-002.jpg

         Pero se nos acabó la boda, y la esquiada, y la semana de honey moon en Barcelona. Y se fueron ya, de vuelta a casa. Y nos quedamos otra vez como al principio. Con una semana juntos, como un espejismo de hace mucho tiempo. Con unos días suspendidos en el tiempo, en el de ahora o en el de tres años atrás.

Quédateee…. – le digo a Jani mientras la abrazo.

No me lo digas dos veces… – y suena a súplica.

Quédate, quédate!…

        Pero esta mañana me voy de casa y ella se queda haciendo la maleta.

Hasta luego.- le digo mientras cierro la puerta. – Hasta luego…

mili-jani-andorra.jpg
—–

18 comentarios

Archivado bajo Amigos, Deportes, Fotografía, Life, Personal, Reflexiones, Relatos, Viajes

… Back to Black (berridos que suenan a berridos)

        Se me fue la voz prodigiosa, ésa con la que mis berridos sonaban algo menos mundanos. Y ya vuelvo a tener la mía, la de siempre. La normal y corriente, con la que los berridos suenan a berridos, y punto.

        Así que he dejado, definitivamente, el Black to Black todo para Amy solita, que para eso es suyo. Que lo hace mucho mejor que yo se haya tomado lo que se haya tomado. ¿O alguien pensó que lo de voz cazallera era una expresión totalmente gratuita?

       En fin, que ya estoy liada con la maleta de nuevo. Que nos vamos a esquiar (o a intentarlo) con Jani y Kanji, recién casados, &Co.

        Os dejo con Amy que cantará hasta mi vuelta…

13 comentarios

Archivado bajo Amigos, Curioso, Deportes, Life, Música, Personal, Reflexiones, Tendencias, Viajes, Videos, Youtube

… más propósitos y deseos (de ésos que nunca se cumplen)

Para este 2008 me pidooooo…

… descubrir buena música y buenas películas. Y leer más y mejor. (Estáis más que invitados a contribuir activamente en esta categoría aportando toda aquella información sobre música, películas o libros que creáis que me podría ser útil)

… avanzar en mis precarios conocimientos de portugués e italiano y que mi vocabulario básico llegue más allá del propio de un niño de tres años, disléxico.

… que la distancia con Jani siga siendo simplemente física.

… ir, con regularidad, al gimnasio y deshacerme así, y para siempre, de el michelincito (the one and only) que me martiriza a la hora del bikini cada verano.

… 366 días más de Wap.

… seguir viajando y seguir peleándome con el miedo a los aviones. Este año pasado, con la tontería, acabé subiéndome en doce (¡y ninguno se cayó!), así que creo que estoy empezando a conseguirlo.

… reconciliarme con mi pelo: yo lo odio y él me odia. Él se riza cuando lo quiero liso y se alisa cuando lo quiero rizado. Yo me enfado y lo castigo a base de tijeretazos y tintes castaño oscuro para hacerme la inteligente: no more, este año vuelvo a ser rubia, la inteligencia no me ha valido para nada en el 2007.

… ser menos irritable. Deshacerme de mis días cruzados en los que soy capaz de morder sólo porque alguien suspire al lado mío.

… librarme de la abulia soporífera que me posee (bastante) de vez en cuando: no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy, y ésas cosas…

… seguir siendo capaz de recordar la voz de aquellos que ya no están, para oírlos al cerrar los ojos y poder notarlos un poquito más cerca.

… encontrar un trabajo de los de toda la vida: con horario, nómina, jefe tocape*****, lote de navidad… Lo normal, vamos.

… atreverme a hacer esas cosas que me apetecen pero que no hago porque me puede la vergüenza: pintarme los labios, llevar tacones según a dónde y para qué, usar y abusar de minifaldas…

… apreciar cada vez más las cosas pequeñas porque sé que, en el fondo, son grandes: café+charla en buena compañía, peli arropaditos en el sofá, un baile improvisado, confidencias quinceañeras, bombones sorpresa…

… no guardarme lo que pienso cuando sé que debería hablar; si me lo callo para mí solita se me pudre dentro y duele.

… hacer (más) vida social. Impedir que el trabajo en casa me absorba 24/7.

… seguir trabajando mi independencia emocional, por mi bien y el de los que rodean. Y la otra indepencia también, está decidido: éste ha de ser el año de la emancipación! (enough is enough)

       ¡¡Por lo demás, Feliz Año Nuevo para todos!!

17 comentarios

Archivado bajo Amigos, Cine, Curioso, Deportes, Estilismo, Familia, Life, Música, Meme, Películas, Personal, Reflexiones, Relatos, Trabajo, Viajes

… Just Married! (blanca y radiante Jani)

        Cuatro días perdidos, absurdamente, peregrinando por todas las tiendas de rigor, y por alguna más, buscando un vestido más que decente para la boda de Jani y Kanji, y es que ésta no es una boda cualquiera, así que tampoco se puede ir con un vestido cualquiera. Descarto Zara y H&M incluso antes de empezar la búsqueda, me niego a parecer clonada con la mitad de las invitadas: no way. Paso de TopShop porque es como H&M pero más caro, y si pago 80€ por un vestido quiero, como poco, que lleve un forrito para no pelarme de frío… que es Diciembre y no está la cosa como para ir con vestiditos de gasa mínimos, exponiéndose a temperaturas también mínimas.

        Lo intento con las tiendas de barrio donde insultan mi inteligencia y alguna que otra cosa más asegurándome que una americana que combina dos tipos de tejano, con tela de lunares, pedrería en los puños, camelia en la solapa y tul negro por encima es: …lo último! Esto es muy fashion, eh! Calibro en cuestión de segundos si decirle lo que de verdad estoy pensando. Nada, como siempre, me callo. Rebusco en tiendas de segunda mano de las que huelen a rancio y a viejo, donde venden vestidos requetequete usados por el mismo precio que uno nuevo, porque sí, porque ellos lo valen; y me arriesgo en tiendas de emergentes donde los jóvenes talentos venden sus creaciones por encima de los 200€: what the f**k!?

boda-jani-kanji-04.jpg

        Para emergente yo y para talento el mío; me planto en Barcelona y el mismo día que compro el tejido (previa pelea con el dependiente que no parece entender que si digo lanería, es que quiero lana, no seda salvaje tornasolada, por mucho que a él le parezca mejor para una boda) vuelvo a casa y finiquito el patrón en menos de cuatro horas. Cinco días más me lleva montar el prototipo y acabar el vestido; yo soy la primera sorprendida con el resultado. Rezo a todos los santos para que no se desintegre en medio de la boda.

boda-jani-kanji-015.jpg

En nuestro vuelo (otro a horas intempestivas) compartimos avión con, al menos, cuarenta personas vestidas con túnicas y pañuelos en la cabeza, calzando babuchas y llevando, colgadas del cuello, cantimploras (no, éste seguro que no es el nombre exacto) doradas con inscripciones en árabe. Tras la estupefacción inicial deducimos que todos viven en Bilbao y que deben venir de la Meca, con escala en Barcelona. En los asientos de al lado nuestro, uno de ellos reza balanceando el cuerpo hacia adelante y atrás, una y otra vez, mientras el avión despega. A mí, que ya tengo miedo infundado a volar, no me inspiran mucha confianza estas cosas en pleno vuelo, así que abro el Cuore para enfrascarme en la ardua tarea de descubrir si los mensajes de Tony Parker a una francesita, un tanto guarrilla, desvelan de verdad que Eva Longoria tiene unos cuernos de aquí a Lima. Wap mira la revista, me mira a mí, mira la revista de nuevo:

Me ayuda a… no pensar… que estoy volando… – me excuso.

Te ayuda a no pensar.- y lo acompaña con un gestito con la mano que quiere decir “y punto”. Ahora, ante el ferviente devoto rezando al lado de la otra ventanilla me la quita raudo y veloz y se deja absorber también por las fiestas que se montan los Casiraghi.

boda-jani-kanji-06.jpg

         Llegamos a casa de los padres de Jani pero todas las mujeres de la casa parecen estar haciéndose la manicura, así que desayunamos con Fer, un brasileño que ya nos acogió en su casa de la playa hace un par de veranos en Ubatuba. No habla español, no hablamos portugués, pero el café es universal y con paciencia y vocalización no hay nada imposible. Al poco aparece Agata, su mujer, y se apunta también a la primera de muchas más conversaciones surrealistas, que vendrán después, en las que ellos hablan portugués y nosotros castellano entendiéndonos perfectamente como si estuviéramos hablando el mismo idioma: …ainda não falo muito, mais agora comprendo bastante…

boda-jani-kanji-013.jpg
.
boda-jani-kanji-012.jpg
.
boda-jani-kanji-014.jpg

        Paseamos por Donosti; Wap y Kanji se imaginan dentro del agua si ellos también tuvieran ahí sus tablitas de surf, Agata, Jani y yo somos incapaces de comprender como alguien puede meterse en el agua con ese frío. Por la noche cena familiar con todos los desplazados para el acontecimiento del día siguiente: nervios, nervios, nervios…

boda-jani-kanji-09.jpg
.
boda-jani-kanji-010.jpg

        Laura me recoge en el hotel muy temprano, aún de noche, para nuestra particular sesión de chapa y pintura. Jani ya casi está con los rulos puestos y yo aún ni siquiera sé que hacerme en el pelo:

¡Lo que sea, pero que me entre la pamelaaaa! – suplico.

        Me maquillan y tardo un ratito en acostumbrarme a esa sobreproducción. Salgo de la peluquería y creo que la gente me mira por la calle porque voy demasiado pintada; por un momento se me ha olvidado que soy una forastera que se pasea, a las 11 de la mañana, con pamela por un pueblo de apenas 7.000 habitantes donde todos se conocen. Me entra la risa, sola, por la calle. Con pamela y con risa, pues claro la gente aún mira más.

boda-jani-kanji-07.jpg
.
boda-jani-kanji-011.jpg

Llego a casa de Jani media hora antes de la boda, con Wap sin vestir y yo de los nervios; estuvo durmiendo hasta más tarde y le salió una crestita en la coronilla incapaz de arreglar. La Mama de Jani le había planchado la ropa mientras yo había cosido arreglillos en los vestidos de las niñas que llevarían los anillos. Wap se viste mientras le hacen fotos a Jani y su Papa la tapa porque dice que no se puede ver a la novia. Al final sale, guapa, guapísima como es ella, blanca y radiante, como en la letra de una canción antigua, y con una sonrisa que no le cabe en la cara. Entonces lo entiendo todo, más si cabe; si yo fuera Kanji, también me habría casado con ella. Me entran ganas de abrazarla y estoy a punto de que se me salte una lagrimita (o dos), pero no podemos, ni una cosa ni la otra: las dos llevamos demasiado maquillaje y es un poco pronto para estropearlo.

La misa, en castellano, euskera y portugués, acaba convirtiéndose en un heróico acto de represión por parte de todos, represión bastante fallida, cabe también decir: llorera desde el principio al fin, del Papa, la Mama, la Abuela, la novia, el novio, Laura, amigos varios, y yo, por supuesto, que no iba a ser menos. Acompañada de dos chicarrones de sensibilidad dudosa, más duros que el Alcoyano, que no soltaron ni un suspiro en toda la ceremonia, yo no podía evitar soltar una lagrimita cada vez que los novios se miraban; es el efecto rebote de algunos años de represión emocional, últimamente soy capaz de emocionarme incluso con el anuncio del Almendro volviendo a casa por Navidad…

boda-jani-kanji-08.jpg

        En fin, que tras la tormenta llega la calma y en este caso venía en forma de cóctel, marisco, carne, pescado, tarta, helado y todas esas cosas que te van haciendo arrepentirte de llevar un vestido apretado. Comimos de todo y más, y bebimos de más y todo. La Mama me llamó a las siete de la tarde desde tierras castellanas para ver qué tal iba la boda: …mal hecho, Mama, mal hecho, tras cinco horas comiendo y bebiendo no estoy como para tener una conversación trascendental… Y todo esto con el Ilarié de Xuxa sonando de fondo, porque sí, a todos nos hacen ilusión los momentos de regresión.

       Y es entre regresión y regresión que descubro mi necesidad vital de convertir a la Mama de Jani en mi nueva ídola a venerar a partir de ya: ¿quién si no es capaz de mezclar Prada, Marni y Jil Sander en un mismo look? Yo no, desde luego …my God: ¡i-de-al! Y cuando los peep-toe de Sander, morados, de terciopelo, perfectos, le hacen un poco de daño (que estas cosas pasan, valgan lo que valgan los zapatos) se los cambia por unas bailarinas Miu Miu que le quedan igual de bien o mejor: Too much!

Cuando me despierto esta mañana me doy cuenta de que, a parte de los novios del pastel (¡sin presión! ¡sin presión! le gritaban Jani y Kanji a Wap mientras él huía despavorido colina abajo, cuando vio que nos plantaban los muñequitos en la mesa) me traigo de Euskadi una voz cazallera, de tanto trajín, que ni Sabina y Paulina Rubio afónicos y juntos. Pero me gusta. Como a Phoebe de Friends en aquel capítulo que se acatarra y le sale una voz tan grave, pero tan molona que para conservarla quiere seguir resfriada a toda costa. Ahora hablo alto y mucho, para que me dure un par de días más; y canto Back to Black de Amy Winehouse más emocionada que nunca, porque hoy todos mis gallos me dan un aire de artista atormentada que no tiene precio (de normal suelo sonar, más bien, como un gato siendo arrollado por un tráiler…).

Vamos al aeropuerto esta mañana con los recién casados y los despedimos en el control de seguridad cuando van a coger su vuelo de camino a Amsterdam. Nos hemos liado con el café y la charla y llegan un poco tarde al embarque. Nosotros aún tenemos que facturar y ya en la cola, nos llega por megafonía un llamamiento desesperado: Se ruega a los pasajeros del vuelo JKK8972 con destino Amsterdan: Jani, Kanji, Fer y Agata hagan el favor de dirigirse INMEDIATAMENTE a la puerta de embarque…

Ya casi a medio día nos vamos nosotros también de Euskadi; de ése del Txakolí y la buena comida, siempre verde y siempre montañoso,  de ése de tiempo frío y gente cálida.

boda-jani-kanji-05.jpg

24 comentarios

Archivado bajo Amigos, Estilismo, Familia, Fotografía, Life, Música, Moda, Personal, Reflexiones, Relatos, Viajes, Videos, Youtube

…que no decaiga! (mañana de disección)

         Se acabó la colección. Ahora mismo todos mis dibujitos andan dando vueltas por el mundo para volver ya materializados en las prendas que siempre pensé. O en algo que se le parezca. O quizás en algo que no. Nunca se sabe. Cruzaremos los dedos para que cualquier coincidencia no sea pura casualidad.

        Dos días en Madrid, como premio, descanso y puente: 3 en 1. Una que es apañá. Y mientras preparo el viaje me siento medio Paris Hilton.

¿A qué vas a Madrid? ¿Por trabajo? ¿Por vacaciones?

Nada, a un cumpleaños…

        Sin dormir apenas nos subimos en el avión y el piloto nos informa de que hoy sí es preciso apagar todos los móviles (¿y los demás días?) porque debido a la reducidísima visibilidad (100metros) en Madrid cualquier interferencia mínima puede ser problemática, y que en el caso de no poder darnos pista tendríamos que aterrizar en el aeropuerto más cercano: Valencia (¿!?).

        Sin interferencias ni demás percances aterrizamos donde y cuando toca. La temperatura exterior es de cero grados, informa el piloto de nuevo. Concentro en una mueca todo mi pavor ante semejante inclemencia; echo un vistazo a mis bailarinitas y mi vestidito corto: …que le voy a hacer si yo, nací en el Mediterráneo…

        Esperamos en la puerta de un Corte Inglés a que venga a buscarnos Sebas, al que yo recién conozco y al que Wap reconoce tras doce años de desencuentro. Él es el cumpleañero y, por extensión, el motivo de nuestro viaje. Cuando nos reponemos del jet lag (es lo malo de los vuelos a horas intempestivas) nos enseña un Madrid bien fresquito, nublado y repleto de guiris que, guía en mano, peregrinan de una zona it a la otra. Nosotros no, nos integramos la mar de bien y sólo paseamos, que estresa mucho menos, y con 48h que vamos a pasar aquí, no está la cosa como para ir con prisas; aunque tengo una parada obligatoria en la capital y es una cita con Sunny, que vale mil veces más que el oso y el madroño (juntos!). Resulta que Nakashima también anda de turismo por aquí estos días, así que aprovechamos que en realidad vivimos en pueblos vecinos en Barcelona para tomarnos una Coronita juntos a 600kms de nuestras respectivas casas: momentazo friki donde los haya.

        Y por lo demás, lo normal pa’ un cumple: música, caipirinhas y desconocidos de los que dejan de serlo en un momento. Una actuación improvisada de música en directo, bailes de algunos espontáneos, un chico la mar de majo que me informa de que Wap está muy bueno (gracias cielo, lo sé) y la súplica de que la fiesta no decaiga hasta las 6 que volvamos a coger el vuelo de vuelta, que para dormir dos horas, mejor ya no dormir.       

       Y tan profundamente me duermo en el vuelo que me despierto sobresaltada por el exceso de movimiento pensando que el avión está cayendo en picado o algo así, pero nada más lejos de la realidad, resulta que, a pesar de haberme dado tiempo a pasar al menos cuatro fases REM desde el embarque, sólo estaba despegando. Duermo el resto del vuelo, el resto de la mañana, de la tarde y del día. Que no estoy acostumbrada ya a fiestas y trasnoches y ando medio catatónica.

        Además, hoy tengo entrevista. Llego híperpuntual; debe ser la desesperación por encontrar un trabajo ya, porque en mi estado normal de ser, estás cosas no sucedían o, en caso de suceder, no se repetían jamás dos veces seguidas. En fin, dos horas y media de mi valiosísimo tiempo ocupadas en:

_ hacer psicotécnicos (tres, para ser exactos)

_ un cuestionario con preguntas del estilo: cual es tu mejor recuerdo de la infancia? cual ha sido el momento más triste de tu vida? (no, en serio, no quieres saberlo), y el más alegre? (porqué aquí era incapaz de recordar nada contundente?), a quién admiras y porqué? a quién detestas y porqué?

_ y una entrevista personal aún más incisiva: a qué se dedica tu padre? y tu madre? hermanos? cuántos? a qué se dedica? estado civil? soltera? pero con pareja? y a qué se dedica él? y qué tal va la relación? cuánto lleváis juntos? pero, aún así, dices que vives con tus padres, no? …ajá…

         Dos horas y media.

         – Ahora cuando acabes todo me acompañas que te haremos una foto.

         Me río, hasta que me doy cuenta de que mi interlocutor no.

         – Ah, ¿pero de verdad?

         – Claro – ni una mueca, ni un esbozo de sonrisa, no entiende mi estupefacción.- Para el expediente.

         A punto estoy de preguntarle si quiere que le plante mi huellita en algún sitio o si ya la sacará él mismo del bolígrafo que estuve usando, o igual me da un palito como los del CSI para dejarle ahí una muestrecita de mi ADN. Me abstengo de preguntar, sonrío para la foto y me voy. En cuanto me subo en el ascensor me siento diseccionada en el sentido más literal de la palabra: absurda, ridícula y patéticamente manipulada. Le hubiera dicho hasta el color de mi ropa interior si me lo hubiera preguntado. Sólo pensaba: no tengo porqué contestar a esto, tengo derecho a no contestar, no influye en mi trabajo. Pero no podía dejar de responder a todo pensando que igual me quedaba sin el puesto por eso.

         Y ahora resulta que existe una base de datos donde se han almacenado para la posteridad el recuerdo más triste de mi vida, el más alegre, y el mejor de mi infancia, la marca de mi coche y los estudios de Wap, la edad de Bic y demás cosas absurdas que por lo visto compiten con mi formación, mis idiomas o mi experiencia laboral.

         En fin, que igual resulta que me llaman; dame diez días, me dijo. 

19 comentarios

Archivado bajo Amigos, Curioso, Denuncia, Familia, Life, Música, Moda, Personal, Reflexiones, Relatos, Trabajo, Viajes, Videos, Youtube