Archivo de la etiqueta: Andorra

…terapia de choque (hasta luego)

        Salimos camino a Andorra tarde, muy tarde; porque nosotras, sabias conocedoras de nuestra escasa practicidad, les dejamos a ellos organizar el viaje. Y ellos, decidieron que de Guipúzcoa a Andorra, Barcelona quedaba de camino. Para cuando salimos de aquí ya era casi la hora de dormir, para cuando llegamos allí ya era requetetarde, o más.

andorra-010.jpg
.
andorra-09.jpg
.

andorra-08.jpg

andorra-07.jpg

        Ellos hacen snow, ellas esquí y yo en medio, hago lo que puedo. Wap hace gala de algo que él denomina “terapia de choque“. Yo lo llamo simplemente “choque“. Consiste en no hacerte ni caso cuando dices que no sabes usar ese cacharro, subirte a una pista cualquiera y hacerte bajar a base de: “Daaaale, no me seas pelotuuuda…”. Y éste es solo el principio del “choque“, porque luego te das cuenta de que te quedaste solita en la pista y no te queda otra que bajar. Echando sapos y culebras por la boca, claro.

andorra-011.jpg

         Cuando los alcanzo, por lo visto, Fer tiene serios problemas con la tabla y Wap me recomienda que vaya bajando, que a mi velocidad muy lejos tampoco llegaré y que ya me alcanzarán por el camino. Bajo como puedo, rodando pocas veces, todo sea dicho. Y cuando llego al final me doy cuenta de que un poco más arriba el camino se bifurcaba y que yo tiré por un lado pero igual ellos tiraban por otro.

        Espero… espero… Mmmm… Ah, ahí están! …mm, no. Espero… espero…  Ah, parece que son ésos! …mm, no. Espero… espero… Mecagüentodo, que me he quedado más tirada que una colilla… Y que no sé ni donde estoy. Me enfado (véase: berrinche-niña-pequeña mode) y me quiero desenganchar de la tabla porque así no vamos a ningún sitio. Y me enfado más. Cagüentodo, que no puedo. La fijación está medio dura y me quito el guante, para tirar de la pestaña pero me resbala el dedo por la nieve y aiiiiiix: duele. Ok, me acabo de cortar el dedo con véte tú a saber qué: y sigo solitaaa, y sin vacunar del tétanooos…

        Más emberrinchada si cabe voy con el dedo casi colgando y carita de pena a que alguien me lo arregle. Se lo enseño a la chica de información y me ofrece una tirita: hello? ¿Pero no ves que estoy a punto de perderlo!? En fin, que no, que resultó que no era para tanto, y que con un poco de suerte no habría ni que cortar.

andorra-06.jpg

andorra-05.jpg

         Ágata debió ser la única que quedó con fuerzas tras la sesión de esquí, porque cuando le dijimos (error!) que aquí las tiendas eran más baratas que en España (y, por consiguiente, muchas cosas eran más baratas que en Brasil) decidió conducir ella misma hasta el centro de Andorra para fundir (literalmente) la Visa, y sólo se atrevió a confesarnos que “no veía ni torta de noche cuando conducía”, cuando aparcamos sanas y salvas de nuevo en el hotel.

bulgari-rose-essentielle-andorra.jpg

        Me contagié de consumismo en la noche de Reyes y me autoregalé mi ansiada Bvlgari. Demasiado tiempo lanzando indirectas (y directas) a todo aquél que quisiera escucharme y ya veía yo que me iba a quedar sin. Y de eso nada, que este año he sido la mar de buena.

andorra-04.jpg

andorra-03.jpg

andorra-002.jpg

         Pero se nos acabó la boda, y la esquiada, y la semana de honey moon en Barcelona. Y se fueron ya, de vuelta a casa. Y nos quedamos otra vez como al principio. Con una semana juntos, como un espejismo de hace mucho tiempo. Con unos días suspendidos en el tiempo, en el de ahora o en el de tres años atrás.

Quédateee…. – le digo a Jani mientras la abrazo.

No me lo digas dos veces… – y suena a súplica.

Quédate, quédate!…

        Pero esta mañana me voy de casa y ella se queda haciendo la maleta.

Hasta luego.- le digo mientras cierro la puerta. – Hasta luego…

mili-jani-andorra.jpg
—–
Anuncios

18 comentarios

Archivado bajo Amigos, Deportes, Fotografía, Life, Personal, Reflexiones, Relatos, Viajes